Trabajar en el extranjero

La crisis, el paro, millones de desempleados… La situación en nuestro país no es la mejor del mundo actualmente. Eso motiva a mucha gente a querer emigrar y buscar una vida mejor. Así,  según un informe de Adecco con datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA), ya son casi 400.000 los españoles que se han marchado de nuestro país desde 2008 a 2012 por motivos laborales. 

En esta sección nos proponemos ayudaros a saber qué se requiere o qué pasos debemos seguir para solicitar trabajo en países de la Unión Europea como el Reino Unido, Alemania, Francia, Suecia o Noruega.

 

El idioma

Ante todo, lo primero es informarse acerca de los requisitos lingüísticos de la lengua del país al que decidamos emigrar, pues muchas veces no es suficiente con plantarse allí y entregar curriculums. En lugares como Alemania te exigen un título oficial de B2 (Zertifikat Deutsch für den Beruf), en Francia también (Delf B2 Option Professionnel). En el Reino Unido no son tan importantes los títulos, sino poder comunicarse de verdad en inglés, ya que eso nos permitirá poder optar a empleos más cualificados. En Noruega es recomendable ir con conocimientos de inglés, como mínimo, y una vez allí ponerse las pilas para aprender el noruego, y en Suecia lo mismo.

 

Buscar trabajo

Algunas webs del Reino Unido para buscar empleo son gumtree.com, jobs.theguardian.com, indeed.co.uk, jobsite.co.uk o reed.co.uk. En Alemania, jobmensa.es o jobmensa.de, jobpilot.de. También hay páginas generales como studentjob.es que tiene ofertas de trabajo en el extranjero. Por otro lado, también podemos teclear en buscador simplemente “trabajos Francia” o “ofertas trabajo Suecia” y enseguida aparecerán por un lado páginas en español con ofertas de empleo y por otro webs en las que encontraremos muchos consejos de personas que ya han emigrado y que además nos pueden guiar bastante bien en cuanto a alojamiento y estilo de vida.

 

Participar en un proceso de selección

Por otro lado, es importante redactar el curriculum en el idioma del país al que vayamos, puesto que no podemos esperar que sepan hablar español. Además, es aconsejable entregar también siempre que se pueda una carta de motivación. En Reino Unido y Alemania suele ser obligatorio y en el resto de países es una muestra de interés mayor que si entregamos el CV a solas. Asimismo, hemos de tener en cuenta que es posible que las convenciones para redactar estos documentos difieran a como se hace en España, así que debemos informarnos antes de cómo se han de presentar para que no haya malentendidos entre el reclutador y nosotros.

Es muy importante no irse a lo loco porque nada nos asegura que por irnos a pasar unos días a tirar CVs nos vayan a llamar al día siguiente. Lo más sensato es buscar empleo antes por internet en las webs de empleo de los distintos países y conseguir las entrevistas desde España. Lo normal es hacer luego las entrevistas por Skype para no tener que desplazarnos a propósito.

 

Tener perspectiva y no desesperar

Ante todo, hay que tener paciencia y no tirar la toalla al primer obstáculo. Si no pasamos un proceso de selección, hay que seguir buscando e intentándolo. Por otra parte, podemos aprovechar para mejorar o estudiar el idioma requerido mientras enviamos solicitudes.