Formato de entrevista de trabajo

Son varios los aspectos a mirar dentro del formato de entrevista de trabajo más adecuado, siempre en función del tipo de entrevista que se vaya a realizar. La entrevista de trabajo suele tener una batería de preguntas relativas a la formación y gustos del candidato; también un apartado relativo a las funciones desempeñadas laboralmente hasta el presente, con preguntas tales como:

  • ¿Qué funciones desempeñabas?
  • ¿Qué aprendiste en los trabajos anteriores?
  • ¿Cuál es el puesto en tu trayectoria profesional que te ha gustado más?
  • ¿Cuál es el que te ha gustado menos?
  • ¿Por qué?
  • ¿Qué tal con tus compañeros?
  • ¿Qué tal con tus subordinados?
  • ¿Cómo te ven tus subordinados?
  • Etc...

Otro bloque de preguntas irá encaminada a averiguar la disposición del candidato con respecto a la empresa. Aquí pueden surgir preguntas tales como:

  • ¿Por qué quieres trabajar aquí?
  • ¿Qué te atrae del puesto al que optas?
  • ¿Trabajarías los fines de semana?

En estos temas no debe decirse que se busca cualquier cosa en cualquier sitio, esto no queda bien, el entrevistador se predispondrá contra el candidato y éste acabará con sus posibilidades para ser contratado allí.

 

Se recomienda hacer referencia al sector y a la empresa, debiendo destacarse algún dato importante, como puede ser su situación estratégica con respecto a sus competidores, sus valores en cuanto a temas corporativos, su Responsabilidad Social Corporativa, sus proyectos, sus productos. De esta forma el entrevistador verá que el candidato conoce la empresa y dejará bien clara su iniciativa y su interés por el puesto. El candidato tiene que gravarse en la mente que debe dar la impresión de que no está buscando trabajo, sino que está buscando trabajo en esa empresa. Y muy importante es mostrar su disponibilidad con frases como: "En principio no tendría inconveniente".

 

Otro apartado en las entrevista suele incidir en la visión que el candidato tiene sobre el puesto, sobre su valoración y su adecuación a ese puesto en concreto. Las preguntas irán encaminadas a obtener información sobre los puntos fuertes y débiles del candidato, con preguntas como: 

  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes?
  • ¿Cuáles son tus puntos débiles?
  • ¿Podrías indicar tres virtudes personales?
  • ¿Podrías indicar tres defectos que consideres que tienes?

El entrevistador quiere hacerse una idea sobre la persona que tiene delante y se le deben dar ideas claras, pues el entrevistador se quedará con un limitado número de ideas sobre el candidato en cuestión.

 

En relación a las virtudes, se debe hacer hincapié en las cualidades más adecuadas para el desempeño del puesto al que se opta.

En cuanto a los defectos, se debe destacar los que afecten en menor medida al desempeño del puesto y los esfuerzos del candidato para corregirlos. Hay que salvar la situación con frases similares a esta: "Soy un poco despistado, pero llevo una agenda donde lo anoto todo y llevo en ella todos mis temas pendientes".