Debilidades propias de la entrevista

No hay que mostrar las debilidades en la entrevista de trabajo, sino que lo que debe demostrarse son los puntos fuertes. El candidato ha de saber ofrecer su candidatura de la mejor manera posible y destacar sus puntos fuertes.

 

No se debe dar impresión de incompetencia ni escasa formación, sino que se debe mostrar al entrevistador que se es la persona adecuada para el puesto en cuestión, destacando los aspectos del currículum y la personalidad que más interesen para presentarse como la persona idónea para el puesto.

 

La debilidad de un candidato ante el peso de una entrevista puede hacerle recurrir al uso de muletillas y giros verbales poco convenientes. En vez de esto se debe saber que existen una serie de palabras que tienen un efecto especial utilizado consecuentemente, el caso ahora está en recurrir a estos conceptos. Hay que identificar estas palabras antes de la entrevista, el candidato ha de hacerse con la cultura corporativa, logotipos, anuncios, slogans pueden dar pistas, con lo que el candidato ganará en confianza y posición frente al entrevistador.

 

Se debe ir a la entrevista con dos o tres puntos estudiados y a destacar; y hacerlo resolutivamente incluso si el entrevistador no repara en ello. Destacando estas fortalezas el candidato estará matizando sus debilidades. Como todo en la vida, el parecer oculta muchas veces al ser. No es la cantidad de palabras, sino las palabras claves que confluyan y hagan que el entrevistador se fije positivamente en el candidato.

 

Hay que saber dar la vuelta a los puntos débiles. Para ello hay que identificar los hechos que puedan ser perjudiciales y presentarlos en manera positiva, buscando el aprendizaje adquirido por su concurrencia.

 

Es verdad que estar desempleado hoy día es como tener un lunar en el brazo, pero para quien no lo esté, esta circunstancia puede incluso aparecer como algo negativo. Así que a la pregunta: ¿Eres desempleado?, habrá que responder algo similar a: "Es cierto que estoy desempleado, pero he dedicado todo este tiempo a formarme en los aspectos que pensé más necesarios e incluso he abierto el campo a disciplinas que, aun cuando se relacionan con mi profesión, me abren nuevos horizontes profesionales".

 

¿Eres muy joven? o ¿Eres muy mayor?, requerirá algo similar a: "Mi edad puede parecer un inconveniente, cuando vean como trabajo, me verán demostrar mis ganas de aprender constante y trabajar para aplicar los conocimientos adquiridos tanto en la carrera como en la experiencia".